lunes, 17 de agosto de 2020

¿PROCESOS EDUCATIVOS O INFORMATIVOS?

Transferir archivos de manera fácil y rápida entre computadoras Linux

Son días aciago para la educación, la pandemia nos hizo reflexionar sobre el quehacer educativo; creíamos enseñar, pero si hacemos un análisis profundo, tal ves únicamente informábamos.

Informar y educar son conceptos disimiles, mientras el primero se encarga de transferir una información, el segundo tiene que ver con el proceso de humanización, culturización y transformación del ser, ambos pueden ir de la mano, pero si el acto educativo solo es una dinámica de recepción de información, no hay transcendencia e impacto en la vida del aprendiz. Se aprende cuando hay una relación metafísica entre el educador y educado que dirige a ambos espíritus a la cristalización de unas verdades ocultas para uno de ellos.

Trasferir es una acción mecánica en la que uno de los sujetos supuestamente esta vacío, no participa de la acción, solo es un ser inerme (Estudiante)


¿Qué Haces, informas o educas?

miércoles, 22 de abril de 2020

LOS NIÑOS NO LOS TRAPOS


DEDÍQUESE A LOS NIÑOS MAS QUE A SUS “TRAPOS”
NO SON LOS UNIFORMES, SON LOS NIÑOS

8 claves para potenciar la felicidad en los niños

Me disculparan los rectores y directivos de las entidades educativas a quienes valoro y admiro, pero este apunte lo hago impulsado por consultas de padres, maestros y estudiantes ante la situación que muchos colegios están exigiendo uniforme para recibir clases virtuales.

Estamos en una crisis social,  esta situación nos afecta a todos, sin lugar a duda, los niños aunque no lo expresen son los seres más vulnerando en este tiempo de pandemia, porque antes podían salir a jugar al parque, ahora  tienen que estar confinados en su casa, tal vez a la sombra de un adulto que poco los valora o los comprende.

Teniendo en cuenta lo anterior, el relato educativo debe mirar la profundidad del problema y no irse por las ramas, y un uniforme es la rama; que el niño no se ponga un uniforme no le quita al proceso educativo, recuerden, directivos y docentes la idea no es que la casa se vuelva el colegio, la casa sigue siendo el hogar, el nicho de identidad el lugar donde el niño es hijo; la identidad  se logra no uniformando cuerpos, si no generando cambios de paradigmas en los estudiantes para que estos lleven con altura el nombre de su institución.


Hay muchos problemas que abordar: las metodologías, la eficiencia del sistema, la captación de la atención del niño, la salud mental de la familiar, las capacidades que tienen los docentes para afrontar esta situación, la generación de cercanía en medio de la lejanía, la mediación del conocimiento con lo virtual, el auto-esfuerzo, el autoaprendizaje, la autodisciplina, la resilencia, el aprovechamiento del tiempo en casa, el pensamiento crítico, la capacidad de análisis, la repercusión del desempleo en la escolaridad del niño, sus miedos, frustraciones, sus emociones… 

Son muchos los problemas como para que ahora estemos debatiendo algo tan simple, tan insignificante como es el portar o no un informe en casa; vayamos más allá de lo simple, generemos a los niños la sensación de bienestar, de consuelo, que el momento educativo sean un desahogo para él, no le quite más libertad, bastante le quitan con no dejarlo desplazarse o salir a compartir con sus pares.

Los niños felices en casa serán adultos más sanos

Las restricciones en este momento generan más desagrado y estrés, docentes y directivos, olviden esas trivialidades y dediquemos a lo más importante a los niños y no  a sus “mechas”  ¿o acaso verlo sin uniforme le da la sensación que ha perdido el poder sobre él? Si es así re-valore su vocación de maestro.
.
Uniforme su corazón de alegría, entusiasmo, fe, animo, colóreele la existencia de esperanza, píntele su encierro con brochas que destilen paisajes repletos de ternura,  haga que se ponga las gafas del futuro, que use los miles de sombrero para pensar, déjelo que sea niño, que sea él.  

Pensemos más en el niño y menos en nuestro convencionalismos. 

Alberto Vidales

domingo, 19 de abril de 2020

LA PEDAGOGIA DE LA ESCOBA

 

           LA PEDAGOGÍA DE LA ESCOBA 



En este tiempo de confinamiento, a los docentes, rectores y  padres de familia les asaltan tantas preguntas y les afloran inmensas dudas sobre la efectividad de la escuela sin la escuela.

La "educación preescolar" es la garantía para aprehender las habilidades del futuro, un  niño en esta etapa es un científico, su capacidad de asombro es natural, cuestiona, indaga, busca en medio de todos los objetos, aquello indubitable, que seguramente  habita en su conciencia, la verdad.

El método científico lo resumo en aquellos pasos  estructurados para ir post de la verdad, la ciencia es la herencia que  esos niños-humanos traen impregnada en todo su ser, no somos una "tabula rasa" cada niño dentro, trae ese misterioso anhelo de conocer, descubrir  y colonizar.

El mundo es un misterio y cada objeto que lo compone un indicio para descubrirlo, por eso su mirada se fija, su concentración se enfoca, sus manos tocan, sus pies sirven de órganos sensoriales, los oídos contemplan el más mínimo sonido, son sujetos de percepción activa, las pequeñísimas partículas del aire al pasar por un rayo de sol son objeto de asombro para ellos, son científicos, nadie lo puede negar.

Toda esa capacidad científica la escuela la debe reconocer y entender, las practicas educativas deberían girar en torno a la  potenciación de sus sentidos, al reconocimiento de su cuerpo y al desarrollo activo de él; un niño de 3  años sentado en un pupitre o silla es  una imagen dolorosa, es un ciudadano reprimido un ser encarcelado, las pedagogías activas han reconocido en la actividad del cuerpo un aliado para el aprendizaje, libre, autónomo y científico.

En casa los niños pueden usar su tiempo descubriendo el entorno, acompañando a sus padres, creciendo en medio de su primera sociedad.

los padres tienen duda de su capacidad de enseñar, hace siglos le roboran la patente para educar y se la relegaron a la "escuela".

Así como los niños son científicos por naturaleza, los padres  son portadores de la cultura y patrimonio social, lenguaje, historia, saberes ancestrales con los que sobreviven a diario, estos elementos les han facilitado la vida a los humanos, esos elementos son los necesarios para la vida, por tal motivo, en estos tiempo de encierro los progenitores aportarían mucho si transmitieran  esa riqueza cultura a sus hijos.

¿Cómo hacerlo? 

Sabemos que muchos de los padres no estudiaron para ser maestros, los rituales pedagógicos son desconocidos por ellos, pero el instinto de supervivencia es un elemento que puede ser útil; supón que debes buscar la manera de  preservar tu prole, y unido a esto deben hacer que ese niño o niña reciba toda la información, conocimientos, practicas, habilidades, principios, valores, actitudes, destrezas, rituales  que hay en ti, en esta suposición, estas obligado a dotarle de todos estos  elementos, de no hacerlo la especie humana desaparecería, pero hay una condición, no puedes salir de tu casa.

El encierro debe ser humanizado, los elementos culturales de la familia son indispensables para que el neohumano se reconozca, y cultive junto con su familiares el maravilloso placer de la vida.

Usa tu instinto apreciado padre o madre, usa la vida cotidiana, todos los objetos de  tu casa son herramientas pedagógicas, son elementos para el aprendizaje:


ejemplo  A BARRER LA CASA.


¿Sabes cuantas habilidades se desarrollan al barrer? 

¿has pensado que es una actividad solidaria, de sentido de pertenencia? has dilucidado que mientras barre sus muñecas se mueven en varias direcciones y ello le esta preparando para la escritura (Motricidad). 

¿puedes entender que el niño al barrer debe buscar minuciosamente la basura? mente científica, la observación.

¿y si le narramos en una pequeña historia, lo  que pasaría si no barriéramos?, la colonización de cienpies, cucarachas, grillos, hormigas sería una realidad,  y ellos nos atraerían enfermedades.
¿y si... investigamos después de barrer que enfermedades, virus o bacterias transmiten estos pequeños seres?

Querido padre o maestro, al barrer el niños hace un reconocimiento de su hogar, sitúa las cosas, sentido de ubicación, organiza y reorganiza, además esta actividad cotidiana  lo hacen sentir como un sujeto cooperante, importante,  una actividad dignificante.

Maestros, no se preocupen por teorizar a los niños la vida,  más bien usen el instinto educativo para incitar  a los padres a participar del proceso de enseñanza de sus hijos,   hagan que los padres en sus actividades de vida practica involucren a los niños, no como una actividad escolar si no como una actividad de la vida necesaria para ser felices. 


Alberto Vidales
 Escribeme  albertoya43@gmail.com 

domingo, 3 de junio de 2018

ACARÍCIAME CON PALABRAS



CARICIAS CON PALABRAS.

(Luis Alberto Vidales Holguín) 



 Al llegar a clase, noto que hay un problemón, algunos se están gritando e insultado, de pie en la puerta observo y escucho atento lo que sucede, de repente uno de los chicos asistentes a la clase, grita fuertemente, ¡el profe! y los que estaban discutiendo rápidamente dejan de insultarse. Un silencio reina durante algunos segundos, luego los susurros, miradas y secretos a voz baja empiezan a trasladasen por todo el salón. La clase empieza acomodarse en medio de algunas burlas, miradas llenas de enojo y chirridos de pupitres al moverlos sin levantarlos del piso. Miro curiosamente a todos y cada uno de los chicos y chicas de séptimo grado, 33 almas, que en algún momento susurraron odio  y gritaban enojo.

Saludo. Un buenos días, con sabor a regaño, pensarían algunos. Llevo una hoja de papel en la que está fríamente calculada la clase, los tiempos, las actividades; pero mi mente busca rápidamente algo para bajar las tensiones del grupo que dividido estaba, entre los que gritan improperios y los que respondían soez-mente.

Hago el minuto de silencio habitual, algunos se molestan, pues parecen aborrecer el silencio, silencio que sana, que calma, que habla, al final una afonía total reina en el salón, únicamente lo trastoca el bullicio  encajado en las otras aulas de clase.

Dentro de mí, ¿Qué hago? a esto lo llaman los expertos, currículo oculto, generar una estrategia, un modo de abordar un problema que no estaba en los planes, que inesperadamente ocurre. O ¿debo, ejecutar lo planeado?

Mientras la clase enmudece, pienso y busco en mi pensamiento una actividad, una estrategia, algo que me ayude afrontar el evento del que fui testigo, algo que no sea un discurso catedrático, un regaño, una exhortación más.

Eureka!!! Alguna vez leí que una tribu africana para sanar el corazón de sus integrantes y propiciar espacios de afecto, hacen un circulo, ponen uno a uno los integrantes en mitad del mismo, mientras los demás gritan sus cualidades, sus  virtudes.

Recurro a esta gran metodología social para abordar el lio en el que se encuentran los estudiantes.

Después del saludo, vino el silencio, acto seguido explico la importancia de gritar en algunos casos, se grita cuando hay inconformidad, cuando se necesita ayuda, cuando se ama, al vender un producto en la calle, al pedir algo que se necesita urgentemente etc.

Pero hoy vamos aprovechar que estáis gritando, me valdré de esas energías para que le digáis a tus compañeros todas esas cualidades lindas que resaltan en su forma de actuar.

Algunos se miraban, fastidiados por la actividad, otros en cambio, reaccionaron con asombro y dispuestos a cumplir el reto. Es que así son los niños,  seres dispuestos a los retos, les gusta que los maestros pongamos en ellos pruebas difíciles o fáciles  no interesa, el hecho es jugar, divertirse y crear.

Se organizan en círculo, optamos por sentarnos en el suelo, pero  el que iba al centro se sentaba solitario en una silla, con sus ojos cerrados, mientras sus compañeros uno a uno gritaban sus cualidades, sus maravillas, sus potencialidades, sus buenas acciones, actitudes etc. Pasaron todos y al final  pareciera que las palabras fueran besos que amorosamente, suavizaban sus mejillas, algunos al escuchar las cosas que gritaban sus compañeros, dejaron derramar lágrimas, otros se ruborizaban y no podían ocultar sus emociones y su asombro.

Cerramos la actividad con un fuerte apretón de manos.

Conclusión: es bueno decir lo que sentimos, demos espacio a nuestros estudiantes de transmitir sus emociones, abramos momentos de construcción colectiva,  de encuentro. Tal vez esta no era la clase planeada, pero si fue la clase anhelada.

El conflicto en el aula se puede solucionar no buscando siempre elementos externos a él, es entre ellos mismos, los involucrados  donde yace la solución.


Escríbeme.
Facebook: AlbertoVidales 






miércoles, 4 de octubre de 2017

LA FILOSOFÍA PARA JÓVENES DEBE ESTAR MEDIADA POR EL ARTE




FILOSOFÍA PARA JÓVENES



En mi clase de Filosofía suelo determinar el pensar como un arte, el arte de ver lo que otros no ven, de pensar lo que otros no piensan. El pensamiento esta sujeto a la vida y la vida es un constante devenir, un fluir  que no se puede detener, únicamente la obra de arte puede detener por un instante lo que es la vida, manifestando en él sólo una minúscula parte de la existencia humana.

El arte, es la exteriorización de las emociones, de los miedos, alegrías, frustraciones; es el vehículo del alma en el que cabalga el pasado y presente haciéndose futuro. El arte es  placer, sensibilidad, locura y cordura. 

¿Qué sería la vida sin las manifestaciones artísticas que magnifiquen la existencia humana?  la nada. 


Hacer filosofía es un arte

La escuela debe ser la cuna del arte, la educación no es más que la transmisión de la cultura de una sociedad a sus individuos. La escuela debería hacer una aproximación más trascendental en el ser humano, el arte lo lleva a conservar sus ideal, reaccionar ante las vicisitudes, ser participe de su mundo. El arte vincula al niño o joven con su ser, cuerpo, alma, Dios. 

Por eso en mi clase de filosofía los dejé para que manifestaran lo que son en una obra de arte colectiva, donde todos agregaran, todos pusieran, todos aportaran, Así se construye el conocimiento, así se enseña el valor del otro.  Aquí tenemos, la manifestación de la vida de mis chicos hecha arte. vida. 

No se puede detener el tiempo pero si se puede dibujar su fugaz paso por nuestras vidas (Alberto Vidales)  

Si quieres saber más de la actividad escríbeme.



jueves, 6 de abril de 2017

ALGÚN DIA...

ALGÚN DÍA.

Seamos utópicos por un momento,
miremos el mundo desde otra óptica,
la óptica del amor,
miremos con los ojos de los que aman,
de aquellos que son capaz de dar, 
dar más, dar hasta que duela.
Ven y soñemos,
dejemos que nuestra sensibilidad toque el futuro,
que nuestro altruismo rompa las barreras,
que nuestra solidaridad, traspase muros,
religiones, creencia, ideologías, doxologías,
Pensamientos políticos, lineas económicas,
estratos sociales, ven, caminemos imaginariamente
en otro mundo, donde el pobre no lo es, por que allí 
no hay pobres, donde el excluido es libre de todo
señalamiento social,  el hombre y  la mujer
serán dignos de ser imagen de su creador,
Soñemos en otra sociedad.
Luis Alberto Vidales Holguin


Deja tu comentario,